viernes, 21 de junio de 2019

Mi experiencia con #InnoBar

Hace unos meses conocí la iniciativa #InnoBar por las redes sociales. El salir del contexto de la escuela, concretamente a un bar de copas, y pasar un rato agradable con compañeros de varios colegios e institutos hablando de lo que más nos gusta, me apetecía mucho, así que tras proponer la iniciativa en el grupo whatsapp de mi claustro, enseguida me salieron colaboradores para poner en marcha el primer InnoBar de esta zona.

Como Salva Carrión dice en la web de www.innobar.net, se trata de un evento autogestionado. Innobar ofrece la promoción por redes y la estructura para inscribirse, que ya es más que bastante y le da cierta rigurosidad al proceso de inscripción. También InnoBar te da el nombre, ya reconocido entre muchos apasionados de la innovación educativa, y fue más fácil llegar al patrocinador, Edelvives y al colaborador Genially.

El ser el primero que se organizaba por la zona también fue un reto, pero al final todo surgió según lo previsto pese a las dificultades (incluídos cinco pildoreros que se nos cayeron de la lista de los primeros diez iniciales y que nos obligaron a comprometer a compañeros después incluso de pensar en abortar la operación)... ¡quién dijo que iba a ser fácil! Estoy convencido de que, por el feedback obtenido de todos los asistentes, la segunda edición está más que asegurada. Ya hemos anunciado noviembre como el mes para nuestro segundo InnoBar.

Los pildoreros y sus píldoras fueron las siguientes:

@teachingtubers Pildora virtual de mis amigos de la academia de la academia de MEX18 de Google Innovators que abrieron la tarde explicándonos por qué no es posible no innovar en la actualidad.

El que os escribe (@ejruizgarcia), habló del valor de las ideas y cómo desarrollar proyectos de 20% Time, basados en la política del 20% que Google practica con sus empleados para generar ideas a partir de proyectos personales.

Ricardo Baena, profesor de Plástica Visual y Audiviovisual nos habló de su proyecto de la maleta viajera que ha realizado este año como iniciativa del Museo Thyssen de Madrid.

José María Rincón, profesor de inglés, nos deleitó con su experiencia con los Breakouts, y cómo es posible hacer un breakout por 0 euros de presupuesto gracias a las aplicaciones online y en especial de GSuite for Education.

Cristina Pérez, nos hablaba de los Booktubers y en concreto de la actividad Booktrailers que ha desarrollado en 1º y 2º de ESO durante este curso, como actividad para la promoción de la lectura. También hacía mención a la plataforma gamificada @booktruckedu que incluirá esta actividad.

Toñi Serrano, con sus 25 años + 35 años de experiencia, nos hacía ver cómo por medio de la actividad de Storytelling digital, se creaba una comunidad de aprendizaje en donde todos aprenden de todos.

Juanma de Alarcón, para concluir, nos hacía reflexionar sobre la necesidad de una innovación con sentido, con estrategia clara y definida, y siempre partiendo de que lo primero es un desarrollo personal profundo del profesorado, para que, en conjunto con las familias, y desde la unidad, podamos educar a nuestros niños y jóvenes.

Desde aquí, agradecer a todos los pildoreros, patrocinadores, colaboradores y participantes. Ha sido un orgullo ser embajador de esta primera edición por esta zona, como decía, por el feedback obtenido estoy convencido que será la primera de muchas. Existe en esta zona una necesidad de este tipo de eventos y debemos dar respuesta. Pienso que eventos de este tipo ayudan a impulsar la innovación educativa desde los que tenemos en nuestras manos la palanca del cambio, el profesorado.