miércoles, 3 de octubre de 2018

La Lomce y la Evaluación en ESO (7ª parte)

Si nos hiciéramos una tabla de esas de Google o Excel (o si usáramos una plataforma educativa) que hiciera las medias tanto por los instrumentos (como hasta ahora) cómo por criterios (como dice la LOMCE), nos daríamos cuenta de que es posible que un alumno suspenso por instrumentos, estaría aprobado si las medias salieran de los criterios de evaluación. ¿Y supone esto que le estaríamos regalando la calificación, la promoción o el título? ¡Para nada! Significaría que, para su evaluación, habríamos tenido en cuenta todo el proceso, y no solo las fotos-finish puntuales que hemos ido tomando durante el proceso de enseñanza-aprendizaje.


Al ser los criterios los referentes para la evaluación, la nota final (evaluación ordinaria) no puede ya considerarse como la media (ya sea aritmética o ponderada) de las tres evaluaciones anteriores. Es cierto que en algunos caso puede coincidir (por ejemplo un alumno muy regular que siempre saque la misma nota), pero si tenemos en cuenta los criterios, los ponderamos adecuadamente, tenemos en cuenta cuáles son básicos (o mínimos, según la terminología que se utilice), etc, nos daremos cuenta de que una calificación de la evaluación ordinaria basada en las notas trimestrales no refleja una correcta evaluación por criterios, o tendríamos que hilar muy fino para ponderar cada evaluación en consonancia con el peso de los criterios.

Y ya para terminar, señalar que evaluar por criterios significa que para la evaluación extraordinaria no pueden quedar unidades didácticas, sino criterios de evaluación no superados, es más, puede ser que el criterio haya sido superado parcialmente y el alumno sólo deba “recuperar” las partes que se consideren oportunas (y así se comunique, por ejemplo, en los guiones para septiembre) para superar los criterios no superados.

(continuará...)